Vino Tinto Crianza

13153 resultados

El vino tinto crianza se define por su paso por barrica, denominada crianza, que le aporta sabores y olores que de otra forma no tendría. El tiempo de esta estancia en barrica no es fijo, pudiendo ir desde los 12 meses a los 18 meses, siendo marcado por los diferentes consejos reguladores de las denominaciones de origen. Si un vino tiene crianza o envejecimiento, pero no llega a los meses mínimos exigidos para ser considerado como crianza se le denomina roble o semi-crianza, y si por el contrario tiene más meses ya entra en la categoría de reservas.

13153 resultados

Filtros aplicados

1350
1346
537
473
707
3986
3219
2951
2152
1309
1290
1225
791
493
389
298
225
102
79
64
60
54
47
42
35
27
26
26
24
24
23
22
20
20
19
16
16
15
14
14
14
12
11
11
11
10
10
9
8
8
8
7
7
6
5
5
5
5
4
3
3
3
2
2
2
2
2
2
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
2421
1705
1292
834
440
356
332
316
294
284
250
241
232
193
192
189
185
182
180
165
159
143
137
131
121
116
108
84
83
78
72
72
66
65
62
58
49
49
43
42
38
37
35
33
33
33
33
31
27
27
26
25
25
25
24
23
22
21
21
21
20
19
19
18
17
16
16
15
15
14
13
12
12
11
11
11
11
10
9
9
9
8
8
8
8
7
7
6
6
6
6
5
5
5
5
5
5
5
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
3
3
3
3
3
3
2
2
2
1
1
1
1
1
1
1

Precios de vino tinto crianza

Hay 215 tiendas online que venden vino tinto crianza. Teniendo en el catálogo de vinos.wine 1301 marcas diferentes que se incrementan hasta 11853 si incluimos sus respectivas añadas. Todos estos tintos crianza pertenecen a 104 regiones y denominaciones diferentes, siendo DOCa Rioja la región con más tintos crianza. La tempranillo es la variedad de uva más empleada en la elaboración del vino tinto crianza, utilizándose hasta otros setenta y tres tipos de uva diferentes. El precio mínimo de los tintos crianza en vinos.wine parte de los 3.06 euros, llegando hasta los 3226.66 euros por litro.

Mejores tintos crianza

Selección de los diez mejores tintos crianza. Marcas de vino tinto crianza elegidos por su alta valoración otorgada por los mejores expertos

Qué es el vino tinto crianza

El vino tinto crianza es un tipo de vino que se deja envejecer durante un tiempo específico, generalmente cerca de doce meses, primero en barrica y más tarde en la botella antes de ser etiquetado y comercializado. Los procesos que se desarrollan durante ese tiempo hacen que adquiera una tonalidad y un aroma muy reconocibles y apreciados.

El tiempo que se establece para que un vino tinto se catalogue como crianza puede ser diferente dependiendo de la Denominación de Origen a la que pertenezca, cuyo Consejo Regulador es quien lo decide.

¿Cómo se hace el vino tinto crianza?

La elaboración de este vino se inicia con la selección de las uvas, que deben pertenecer a las variedades con las que se hace un vino tinto. Algunas de estas son Garnacha, Tempranillo o Cabernet Sauvignon, que se combinan con otras dependiendo del lugar donde se cosechen. Tras el prensado se introducen en barricas de roble para que comience el proceso de fermentación. Hasta ahora estas barricas podían ser de roble francés, con la que se elaboran los más suaves, o americano, que proporciona un toque más campestre, aunque en los últimos años también se fabrican barricas de roble español, que aspiran a ser rivales de las dos anteriores. El tiempo que pasará el vino en esta primera fase varía entre 6 y 24 meses.

Tras la maduración en barrica, donde se concentran los aromas y el contenido alcohólico, el vino pasa al embotellado, que se hace garantizando que durante el proceso no entre en contacto con el oxígeno. Vuelve a reposar para que el sabor y aroma de la uva se suavice y surjan los que le aportan el buqué, que marca las sensaciones en boca. Las botellas se mantienen en posición horizontal, para que el corcho esté en contacto continuo son el líquido y no se reseque. Desde la primera fase hasta el momento en el que se pone la botella a la venta pueden haber pasado hasta 3 años.

Características

Su paso por barrica de roble le proporciona una serie de características que lo hacen muy agradable en boca. Los taninos son suaves y el aroma de la madera produce una serie de aromas que mejoran el resultado, como la vainilla o el ahumado.

El color del vino tinto crianza es intenso, un rojo teja muy característico que lo diferencia de vinos más jóvenes que tienen un tono más bien morado. Destaca también su cuerpo, que deja una marca en la copa muy particular cuando entra en contacto con el cristal.

¿Con qué marida el vino tinto crianza?

A pesar de ser un vino con un sabor intenso, el crianza marida a la perfección con un gran número de platos. Los más tradicionales suelen ser los de carnes rojas o la caza, que debido a ser elaboraciones fuertes exigen un vino contundente para acompañar. También son muy recomendables con embutidos como el jamón ibérico, los quesos curados o guisos de legumbres como los distintos cocidos que se elaboran en toda España. En platos de pasta se puede disfrutar de una copa de crianza especialmente si llevan salsa de tomate y carne, mucho mejor si al aromatizarla se ha usado el mismo vino para la elaboración de la salsa.

Es un vino ideal para tomar con aperitivos y entrantes, como pinchos o tapas muy elaboradas. Tampoco es mala idea usarlos cuando se disfruta de arroces y paellas, aunque en este caso lo mejor es elegir uno que tenga un sabor más suave, como los que han estado en barrica el mínimo de 6 meses.