Vino Rosado con Crianza

22 resultados

El vino rosado crianza puede definirse como un vino rosado que trata de acercarse a los tintos. Son vinos que conservan la frutalidad y viveza de los rosados jóvenes, pero que, al tener madurarse en barrica, adquieren mayor estructura y complejidad. La región por excelencia del vino rosado con crianza o envejecidos tiene su ubicación en el sur de Francia, concretamente en regiones como el Languedoc-Rosellón o la Provenza, donde variedades como la cariñena, la syrah o la garnacha llegan a mezclarse, obteniendo de esta forma un vino rosado con un corte seco.


22 resultados
9
11
2
2
2
1
22
6
4
3
1
1

Precios de vino rosado con crianza

Hay 24 tiendas online que venden vino rosado con crianza. Teniendo en el catálogo de vinos.wine 9 marcas diferentes que se incrementan hasta 38 si incluimos sus respectivas añadas. Todos estos vinos rosados con crianza pertenecen a cuatro regiones y denominaciones diferentes, siendo Rioja la región con más vinos rosados con crianza. La tempranillo es la variedad de uva más empleada en la elaboración del vino rosado con crianza, utilizándose hasta otros nueve tipos de uva diferentes. El precio mínimo de los vinos rosados con crianza en vinos.wine parte de los 2.99 euros, llegando hasta los 38.66 euros por litro.

¿Qué es el vino rosado con crianza?

Al hablar de vino rosado con crianza lo hacemos de una bebida gastronómica con un considerable valor. De hecho, en nuestro país su elaboración tiene como objetivo la calidad, si no la excelencia. El buen vino rosado, sin duda, resulta el más versátil sobre una mesa gastronómica.

¿Cómo se hace el vino rosado de crianza?

Son las uvas tintas y la conjunción de las tintas y las blancas las que se utilizan para dar a luz este tipo de vino. Estas se estrujarán y se mantendrá, más o menos tiempo, la maceración de los hollejos con el mosto dependiendo de la estructura y cantidad de color que se pretenda lograr. Seguidamente, y tras sangrar el depósito, se lleva a cabo el trasvase del mosto con color a la cubeta de fermentación. Esta tendrá lugar a una temperatura controlada y, por supuesto, cuidando de que la de fermentación no vaya más allá de los 25-26 ºC. De esta forma, se consigue que el vino sea muy afrutado.

Finalmente, entran en juego las dos fases cruciales para conseguir la obtención del vino rosado con crianza: la fase de barrica (fase oxidativa) y la de botella (fase reductora). A partir de aquí, será la bodega, y concretamente sus particulares y prescritas condiciones atmosféricas y de temperatura, la que haga el resto. Así, por ejemplo, se viene hablando de que la humedad relativa de esta ha de estar, más o menos, en torno al 75 %. En cuanto al tiempo de crianza, los expertos suelen apuntar unos seis meses de estancia en barrica y alrededor de dieciocho en botella.

Características del vino rosado con crianza

Ante un vino del tipo rosado apreciaremos tonalidades que pueden ir desde el color cebolla suave hasta el rosa o púrpura marcado. Estas, como decíamos antes, vendrán determinadas por el tiempo de maceración de los hollejos con el mosto. Sin embargo, con el proceso de crianza se producirá una serie de cambios importantes.

Efectivamente, la madera de las barricas aporta un conjunto de sustancias gustativas y aromáticas que logran un cambio tanto en el aroma como en el sabor del vino. Además, se produce la estabilización de su color (debido a la destrucción de los antocianos). En la fase de embotellado, sin embargo, este color vuelve a modificarse por la acción de las flavonas (pigmentos amarillos). Junto a ello, el vino acaba volviéndose asimismo más suave.

¿Con qué marida este tipo de vino?

La suavidad, su fácil paso, es precisamente uno de los objetivos de la elaboración de un vino rosado con crianza. Ello, junto a la recomendación de beberlo a una temperatura de 8 ºC, hace que maride a la perfección con aperitivos, comidas asiáticas y arroces. Tampoco queda nada mal el acompañamiento de nuestro vino rosado de los postres de fruta o canela.