Vino Blanco

8158 resultados

Como particularidades los vinos blancos además de estar realizados con uvas de variedad blanca, también tienen una vinificación diferente a los vinos tintos. Este proceso se diferencia principalmente en que se evita el contacto entre las partes solidas de la uva, conocido como hollejo, y el zumo o mosto de la uva. Así el empleo de diferentes variedades y diferente proceso de obtención, hace que los vinos blancos sean muy diferentes de los tintos tanto en color como en sabor y aromas.


8158 resultados

Filtros aplicados

3577
2566
794
554
702
376
343
339
275
257
229
200
193
192
136
123
120
102
81
78
73
71
53
49
40
39
35
34
32
30
30
29
28
27
27
26
25
24
19
19
19
15
13
11
11
11
11
10
9
9
9
9
8
8
8
6
6
6
6
5
5
4
4
3
3
3
2
2
2
2
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
740
728
728
498
244
238
198
180
179
167
145
142
135
132
129
115
114
110
108
102
100
98
89
73
72
65
62
60
59
58
53
48
47
45
44
43
41
41
38
38
37
35
34
30
30
30
28
27
26
25
24
23
23
22
21
21
20
20
20
18
18
18
17
16
16
16
15
15
15
15
15
14
13
12
12
11
11
11
11
10
10
10
10
10
9
9
9
9
9
9
9
8
8
8
8
8
8
7
7
7
7
7
7
6
6
6
6
6
6
6
6
6
6
6
6
6
6
6
6
6
5
5
5
5
5
5
5
5
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
4
3
3
3
3
3
3
3
3
3
3
3
3
3
3
3
3
3
3
3
3
3
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
2
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1

Precios de vino blanco

Hay 213 tiendas online que venden vino blanco. Teniendo en el catálogo de vinos.wine 3159 marcas diferentes que se incrementan hasta 18289 si incluimos sus respectivas añadas. Todos estos vinos blancos pertenecen a 213 regiones y denominaciones diferentes, siendo Rueda la región con más vinos blancos. La chardonnay es la variedad de uva más empleada en la elaboración del vino blanco, utilizándose hasta otros 109 tipos de uva diferentes. El precio mínimo de los vinos blancos en vinos.wine parte de los 1.65 euros, llegando hasta los 5356.37 euros por litro.

Vino blanco crianza ossian de ossian

Ossian

Vino blanco crianza

Tiendas

14

Desde

23.50€

¿Qué es el vino blanco?

El vino blanco es un vino claro, fresco, ácido y frutal que destaca por su color amarillo en tonalidades doradas, pajizas o verdosas. Usualmente, se elabora a partir de uvas blancas, pero también se admite el uso de uvas tintas para vinos exclusivos. A diferencia del vino tinto, la pulpa de uvas se fermenta sin cáscaras, tallos ni semillas para que carezca de coloración.

Su versatilidad lo convierte en uno de los preferidos por los consumidores y catadores, ya que se encuentra en versiones espumosas -como el Prosecco- o tranquilas. Por su refrescante sabor y aroma, puede tomarse como aperitivo, entre comidas y en celebraciones.

Cómo se hace el vino blanco

Tal como sucede con otras variedades, el vino blanco se elabora a partir de la fermentación alcohólica de uvas -mayormente blancas- como las chardonnay, sémillon, chenin blanc, riesling y sauvignon blanc; y en algunas ocasiones, uvas negras para los deliciosos vinos blanc de noirs. En esencia, la primera fase de elaboración comienza con la vendimia temprana de las uvas para que el resultado final mantenga los aromas y sabores frutales. Luego de que se han seleccionado los mejores ejemplares de fruta, la vid se despalilla para separarla del racimo, las ramas, hojas y otros elementos.

Cuando la uva está limpia, se procede a un prensado mucho más suave que el del vino tinto, porque se usa el propio peso de las uvas para extraer el mosto de lágrima o de flor. La segunda fase del proceso se denomina estrujado. Aquí, se aplica un poco de presión para separar el zumo de la cáscara y de las semillas. A partir de este momento, toda la producción se mantiene en cadena de frío entre los 16 y los 18° C, unos diez grados menos que en el caso de los vinos tintos. El tiempo de maceración del mosto es entre 10 y 16 horas, a diferencia de la maceración del tinto que dura varios días.

Cuando la maceración ha culminado, el productor cambia el líquido de recipiente y lo deja reposar unas horas más para que los restos sólidos queden decantados en el fondo. Una vez que el vino base esté libre de partículas, comienza la fermentación dentro de tanques de acero inoxidable. La duración de la fermentación determinará el tipo de vino obtenido: mientras más tiempo transcurra, más seca será la bebida. Como la mayoría de los vinos blancos no son de crianza, el proceso culmina con el trasiego, la clarificación y filtrado del líquido -para que no quede ningún tipo de partícula- y su posterior embotellado.

Características

Los distintos tipos de vino blanco varían según la cantidad de azúcar residual que tengan por litro (g/l). Por ejemplo, los secos tienen menos de 5 g/l; los semisecos, más de 5 pero menos de 15 g/l; y los semidulces, de 18 a 45 g/l. En términos generales, es reconocido por ser un vino ligero, frutal, aromático, más ácido que el vino tinto y de un color amarillo transparente.

Los matices de los blancos dicen mucho sobre la bebida. Las tonalidades verdosas indican que se está en presencia de un vino seco o joven; los amarillos pajizos suelen ser vinos afrutados; los tonos nacarados o rojizos hacen presumir que fue elaborado con uvas negras; y los dorados, que es un vino de crianza.

¿Con que marida el vino blanco?

Por su versatilidad y ligereza, el vino blanco marida con casi cualquier platillo. Los mariscos combinan especialmente con blancos jóvenes, aromáticos y frutales de sabores frescos y envolventes, como el Albariño. Las langostas deberán acompañarse de un blanco seco con aroma a avellanas, frutas tropicales y vainilla, como el Chardonnay.

Pero no todo lo que marida con vino blanco viene del mar. Si bien es cierto que la mayoría de las variedades resaltan el sabor del pescado, algunas de ellas son ideales para consumir con platillos de carne. Para las ahumadas, se recomienda un blanco que destaque por su acidez y fuerte sabor, y para el cordero, un vino afrutado y joven.

Los vinos espumosos maridan a la perfección con quesos fuertes, como el manchego o el gorgonzola. Por eso, son servidos en fiestas y celebraciones a la hora del brindis, como acompañamiento del entremés y antes del banquete.