Espumoso Rosado

53 resultados

53 resultados

Precios de espumoso rosado

Hay 97 tiendas online que venden espumoso rosado. Teniendo en el catálogo de vinos.wine 49 marcas diferentes que se incrementan hasta 125 si incluimos sus respectivas añadas. Todos estos espumosos rosados pertenecen a doce regiones y denominaciones diferentes, siendo Cava la región con más espumosos rosados. La pinot noir es la variedad de uva más empleada en la elaboración del espumoso rosado, utilizándose hasta otros veintiocho tipos de uva diferentes. El precio mínimo de los espumosos rosados en vinos.wine parte de los 4.16 euros, llegando hasta los 55.58 euros por litro.

¿Qué es el espumoso rosado?

El vino espumoso rosado es el elaborado a partir de determinados tipos de uva, casi todas ellas tintas, como las Pinot Noir y Pinot Meunier, la variedad Tempranillo o la Monastrell. Como sucede con todos los espumosos, también el rosado se caracteriza por su efervescencia y elevada acidez. No obstante, a diferencia de otros espumosos, este tiene una atractiva tonalidad rosa fresa, que se debe al menor tiempo de maceración en contacto con los hollejos de la uva.

El vino espumoso rosado genera una abundante espuma al destapar la botella, con la presencia de finas y abundantes burbujas. Se trata de un vino que absorbe muy pocos taninos, por lo que debe tomarse siempre frío, a una temperatura nunca superior a los ocho grados.

¿Cómo se hace el espumoso rosado?

El vino espumoso rosado se obtiene a partir de un vino base, apareciendo sus burbujas como consecuencia de una segunda fermentación en la que se libera dióxido de carbono. Esta segunda fermentación puede tener lugar dentro de la misma botella (método tradicional), en depósitos independientes (método charmat), o llevarse a cabo mediante una mezcla de ambos (método transfer).

El color rosado de estos espumosos se debe al corto periodo de maceración antes de la segunda fermentación, lo que hace que el contacto con el hollejo de las uvas sea menor y, por tanto, la coloración menos intensa. Es decir, se parte de la elaboración de un vino rosado normal y posteriormente, tras la segunda fermentación, se obtiene el rosado espumoso. Esta segunda fermentación es la que va a determinar el carácter burbujeante del vino y sus aromas secundarios. Como a todos los espumosos, también a estos se les añade en la última fase del proceso de elaboración un “licor de expedición” y una determinada cantidad de azúcar, que será la que en definitiva provoque que sea más seco o más dulce.

Características

El vino espumoso rosado se distingue por poseer una transparencia particularmente brillante, con una delicada sucesión de columnas de finas burbujas que se alzan desde el fondo del cristal, generando un persistente y delicado aroma. En boca ofrece una natural frescura que resulta muy grata al paladar, proporcionando un perfecto equilibrio entre dulzura y acidez.

Los aromas que desprenden estos vinos espumosos rosados son sobre todo frutales, con reminiscencias de frutas rojas, como la grosella, la mora, el arándano o la fresa ácida, así como exquisitos toques florales. Conviene destacar también que la combinación de acidez y burbujas de esta clase de vinos provoca un tonificante cosquilleo en la garganta en el momento al ser degustados.

¿Con qué marida el espumoso rosado?

Los vinos espumosos rosados son ideales para acompañar una gran variedad de platos, así como para tomar solos en determinados momentos de relax. Su versatilidad los hace apropiados tanto para las comidas diarias como para cualquier tipo de evento especial o celebración culinaria. Son muy gratos de consumir con comidas especiadas, ya que su frescor permite tonifica las papilas gustativas y resalta los toques picantes.

Estos vinos son también perfectos aliados para los entrantes y aperitivos, ya que sus burbujas son estimulantes del apetito. En este sentido, constituyen un gran acompañamiento para, por ejemplo, frutos secos tipo almendras, pistachos o avellanas. Y, como no, combinan a la perfección con casi todo tipo de pescados y mariscos: lenguado, salmón, ostras, bogavante y un largo etcétera. También maridan muy bien con los postres, en especial con las tartas que cuentan con fruta entre sus ingredientes.