Vinos de Vinos de Madrid

701 resultados

La Denominación de Origen Vinos de Madrid certifica la producción vinícola dentro del territorio de la Comunidad de Madrid, siempre que haya pasado los pertinentes controles de calidad establecidos por su Consejo Regulador. Esta zona se divide, a su vez, en tres subzonas, la de San Martín de Valdeiglesias, la de Navalcarnero y la de Arganda del Rey. En total vienen a ser casi 7500 hectáreas de viñedos distribuidos en 54 municipios. Los suelos están a una altura que oscila entre los 500 y los 800 metros sobre el nivel del mar.

701 resultados

Filtros aplicados

68
104
33
10
22
193
180
134
87
78
40
37
13
11
8
7
6
4
3
3
2
1
1
1
1
1
1
1
558
8
43
143
28
1
122
2
22
7
7
1
1

Precios de Vinos de Madrid

Hay 85 tiendas online que venden Vinos de Madrid. Teniendo en el catálogo de vinos.wine 95 marcas diferentes que se incrementan hasta 549 si incluimos sus respectivas añadas. La tempranillo es la variedad de uva más empleada en la elaboración del Vinos de Madrid, utilizándose hasta otros veintitrés tipos de uva diferentes. El precio mínimo de los vinos de madrid en vinos.wine parte de los 2.53 euros, llegando hasta los 186.00 euros por litro.

Mejores vinos de madrid

Selección de los diez mejores vinos de madrid. Marcas de Vinos de Madrid elegidos por su alta valoración otorgada por los mejores expertos

Historia

Los datos más antiguos sobre la producción vitivinícola en Madrid datan del siglo XIII, si bien no es descabellado suponer la existencia de vinos y viñedos en épocas más pretéritas, habida cuenta que por esta zona pasaron romanos y cartagineses, dos pueblos en cuya dieta se incluía el vino. En el siglo XV los vinos de Madrid tenían gran prestigio, como queda plasmado en numerosas citas literarias de la época. La importancia del vino en la región se incrementó todavía más al ser designada Madrid capital del reino. Durante los siglos XVII y siguientes los vinos más afamados eran los de Valdemoro y, sobre todo, los de San Martín.

A comienzos del siglo XX la plaga de la filoxera arruinó gran parte de los viñedos madrileños. La recuperación fue lenta y no comenzó hasta los años cincuenta, cuando surgieron buena parte de las cooperativas. En la década de los 80 se rejuvenecieron los viñedos y se adoptaron técnicas más modernas de producción, reconociéndose en 1984 la Denominación Específica Vinos de Madrid. La Denominación de Origen tardaría, sin embargo, algunos años más, concediéndose definitivamente de forma oficial en noviembre de 1990.

Variedades

Las variedades de uva tinta preferentes dentro de la Denominación de Origen Vinos de Madrid son la Garnacha Tinta en las subzonas de Navalcarnero y San Martín de Valdeiglesias, y la Tempranillo, también llamada Cencibel o Tinto Fino, en la subzona de Arganda. Se encuentran también autorizadas las variedades Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah.

En cuanto a las variedades de uva blanca, las preferentes son la Malvar en las subzonas de Arganda y Navalcarnero, y la Albillo Real en la subzona de San Martín de Valdeiglesias. Otras variedades blancas autorizadas son las Airén, Macabeo, Parellada, Moscatel de Grado Menudo y Torrontés.

Tipos de vino

Los vinos que tienen cabida bajo la Denominación de Origen Vinos de Madrid son tintos, blancos y rosados. Buena parte de la producción se centra en tintos jóvenes y rosados, especialmente en la subzona de Navalcarnero, siendo los blancos más típicos de la subzona de Arganda. No obstante, se producen también vinos espumosos y la posibilidad de incluir en la etiqueta de los tintos y blancos la mención “Sobremadre” cuando contengan gas carbónico derivado de la fermentación del mosto con parte de los propios hollejos de las uvas.

Los vinos tintos de Madrid presentan un color rojo con tonos violáceos en los vinos jóvenes, y tirando a rubí en los sometidos a envejecimiento. Son vinos tánicos y persistentes, ofreciendo aromas frutales los jóvenes y a hierbas, frutos secos, especias y madera los envejecidos.

Los vinos blancos son de color amarrillo pajizo pálido, con toques verdosos en el caso de vinos jóvenes y dorados en los sometidos a crianza o reserva. Tienen un sabor fresco y ligeramente ácido, y en nariz son afrutados, con aromas en algunos casos balsámicos y especiados.

Los rosados ofrecen un aspecto rosa con tonalidades de fresa o salmón. Son vinos frescos, untuosos y ligeramente ácidos, de aromas francos en los que predominan las frutas rojas.

Los vinos espumosos presentan una tonalidad que va del amarillo pajizo al dorado en los blancos y salmón o fresa en los espumosos rosados. Son vinos de burbuja fina, persistente y abundante, frescos y de aromas principalmente frutales.