Vinos de Tierra del Vino de Zamora

60 resultados

La Denominación de Origen Tierra del Vino de Zamora ampara la producción vinícola en la comarca conocida precisamente como la Tierra del Vino. Se trata de un territorio situado en la Comunidad Autónoma de Castilla León, con municipios comprendidos en las provincias de Zamora y Salamanca. Los viñedos protegidos por esta Denominación de Origen abarcan una extensión de aproximadamente 650 hectáreas, distribuidas a ambas márgenes del río Duero.


60 resultados

Filtros aplicados

5
5
7
2
36
9
6
6
4
2
1
1
1
1
49
33
10

Precios de Tierra del Vino de Zamora

Hay 23 tiendas online que venden Tierra del Vino de Zamora. Teniendo en el catálogo de vinos.wine 4 marcas diferentes que se incrementan hasta 36 si incluimos sus respectivas añadas. La tempranillo es la variedad de uva más empleada en la elaboración del Tierra del Vino de Zamora, utilizándose hasta otros diez tipos de uva diferentes. El precio mínimo de los tierra del vino de zamora en vinos.wine parte de los 7.93 euros, llegando hasta los 98.40 euros por litro.

Historia

El cultivo de la vid y la elaboración del vino han sido desde hace siglos parte fundamental en la economía de esta zona. Existen, de hecho, documentos medievales que recogen las bondades y excelente calidad de los caldos de la comarca, única en el mundo a la que se aplica el topónimo Tierra del Vino. El hecho de que sus viñedos no se vieran afectados por la terrible plaga de la filoxera, contribuyó a una expansión sostenida de la producción, sin apenas altibajos, hasta bien entrado el siglo XX.

En el año 1997, un grupo de viticultores y bodegueros se aunaron para promocionar los vinos de la región y postular el otorgamiento de denominación de origen propia. Estos trabajos fructificaron años después primero con la calificación “Vino de la Tierra”, más adelante con la de “Vino de calidad con indicación geográfica” y, finalmente, en el año 2007, con la concesión al fin de la Denominación de Origen Tierra del Vino de Zamora.

Variedades

La Tempranillo es la variedad principal de uva tinta de esta Denominación de Origen, hasta el punto de copar casi el 90% de las plantaciones de uvas tintas de la comarca. Otras variedades tintas autorizadas serían la Cabernet Sauvignon y la Garnacha

Las variedades de uva blanca principales de la Denominación de Origen Tierra del Vino de Zamora son la Malvasía, Verdejo y Moscatel de Grado Menudo, siendo la primera de ellas la más cultivada, con un 75% de los viñedos de uvas blancas. Otras variedades blancas autorizadas serían Albillo, Godello y Palomino.

En la elaboración de los vinos tintos se exige usar al menos un 75% de uva tempranillo, en tanto que para los vinos blancos es obligatorio utilizar un 60% de las variedades clasificadas como principales.

Tipos de vino

Los vinos amparados bajo la Denominación de Origen Tierra del Vino de Zamora son el blanco, el rosado, el clarete y el tinto

Los vinos blancos presentan un color amarillo pajizo con tonos dorados o verde oliva, en función de la uva utilizada en su elaboración. Son vinos sabrosos y de acidez equilibrada, con aromas francos que recuerdan a frutas verdes frescas como la manzana.

Los vinos rosados presentan un color brillante y limpio que se mueve del rosa al rojo claro. Son vinos equilibrados al paladar, con aromas frutales intensos y sutiles toques florales.

Para que estos vinos puedan ser considerados “claretes”, se exige que se haya utilizado la variedad Tempranillo en un 30% como mínimo, así como que de las variedades autorizadas se hayan utilizado un 40% como máximo.

En cuanto a los vinos tintos, los jóvenes presentan un color ojo picota con tintes violetas; son carnosos, sabrosos y equilibrados, con aromas amplios a frutas silvestres como fresas y arándanos. Los tintos sometidos a envejecimiento ofrecen un color más intenso y brillante, con aromas a fruta madura y toques especiados.

El envejecimiento de los vinos tintos da lugar a tres categorías: crianza, reserva y gran reserva. La indicación “crianza” podrán utilizarla los vinos tintos sometidos a un periodo de envejecimiento mínimo de 24 meses, con seis de ellos al menos en barricas. Para obtener la mención “reserva”, el periodo de envejecimiento se eleva a 36 meses como mínimo, requiriéndose una permanencia no inferior a 12 meses en barrica y el resto en botella. Por último, la indicación “gran reserva” exige un periodo de 60 meses de envejecimiento como mínimo, de los que al menos 18 habrán de ser en barrica y el resto en botella.