Vinos de Rioja

1306 resultados

La Denominación de Origen Calificada Rioja comprende áreas de diferentes Comunidades Autónomas, principalmente de La Rioja y País Vasco, y en menor medida de Castilla-León y Navarra. Tiene una gran extensión territorial que abarca en su conjunto más de 60.000 hectáreas de viñedos, destacando en ella municipios tan significativos como Ábalos, Calahorra, Haro o Santo Domingo de la Calzada, entre muchos otros.


1306 resultados

Filtros aplicados

699
332
125
84
50
980
424
415
298
268
100
41
31
28
15
14
13
9
8
7
6
6
5
4
4
4
3
3
3
3
3
2
2
2
2
2
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1
1021
41
3
266
225
69
202
5
61
63
60
3
1
2
2
2

Historia

La cultura de la vid y el vino en tierras riojanas se remonta a más de dos mil años, como testimonian infinidad de documentos y restos arqueológicos conservados. Esta importante cultura vitivinícola se mantuvo durante la Edad Media, al abrigo sobre todo de los monasterios. En la transición a la Edad Moderna se produce un gran aumento de la producción, a fin de atender la creciente demanda, siendo uno de los hitos más significativos la creación de la Real Junta de Cosecheros en 1787, dedicada al fomento de los cultivos y la mejora en la calidad de los vinos.

La Denominación de Origen fue concedida oficialmente a estos vinos el 6 de junio de 1925, siendo la primera de toda España. Asimismo, fue la primera en obtener la categoría de Denominación de Origen Calificada, lo que sucedió en el año 1991. Desde entonces, la expansión y modernización del sector no ha dejado de avanzar en busca de las metas más ambiciosas de calidad y excelencia, con una gran diversidad de vinos que han hecho de la Denominación de Origen Rioja una de las más prestigiosas del mundo, con presencia en cientos de países.

Variedades

Son catorce las variedades de uva que actualmente están reconocidas en la Denominación de Origen Calificada Rioja. De ellas, las tintas representan casi el 91% de la producción total, en tanto que las blancas apenas el 9% restante.

La variedad de uva tinta más utilizada es la Tempranillo, que copa nada más y nada menos que un 87%. Las otras variedades tintas autorizadas son Garnacha Tinta, Graciano, Mazuelo y Maturana Tinta.

En lo que a las variedades de uva blanca se refiere, la más popular es la Viura, con casi un 70% de la producción. El resto de variedades blancas autorizadas son Malvasía, Garnacha blanca, Tempranillo blanco, Maturana blanca, Verdejo, Turruntés, Chardonnay y Sauvignon Blanc.

Tipos de vino

Los vinos riojanos son, en líneas generales, de composición equilibrada, aromáticos, frescos y con un excelente buqué. En función del proceso de envejecimiento seguido, se establecen cuatro categorías, diferenciadas mediante las cuatro clases de precintas o contraetiquetas que el Consejo Regulador otorga. Estas categorías son Genérico, Crianza, Reserva y Gran Reserva.

Los vinos pertenecientes a la categoría genérico acostumbran a ser vinos en su primer o segundo año, conservando sus características primarias de afrutado y frescor. Los de crianza son vinos con un envejecimiento mínimo de tres años, de los cuales uno al menos ha permanecido en barrica de roble; en el caso de vinos blancos, dicho periodo mínimo de envejecimiento en barrica se acorta a seis meses. Los vinos de reserva son vinos cuya crianza mínima entre barrica y botella ha de ser de tres años para los tintos, de los cuales uno al menos en barrica, en tanto que para los blancos el envejecimiento mínimo es de dos años, con seis meses al menos en barrica de roble. Por último, los pertenecientes a la categoría gran reserva son vinos de excelentes cosechas envejecidos durante un periodo total de al menos cinco años los vinos tintos, con un mínimo de dos en barrica de madera de roble y el resto en botella, y de cuatro años los vinos blancos, con seis meses al menos en barrica. Como nota común, el envejecimiento de estos vinos se lleva a cabo en barricas de madera de roble de 225 litros.