Vinos de la Mancha

166 resultados

La zona de La Mancha está considerada como la mayor del mundo por sus 500.000 hectáreas de cultivo. Es el lugar de España con mayor número de viñedos inscritos en su propia denominación de origen, con unas 170.000 hectáreas aproximadamente. La región está dividida en cinco provincias, pero solo cuatro producen vino: Toledo, Cuenca, Albacete y Ciudad Real; son bañadas por los ríos Júcar, Tajo y Guadiana.


166 resultados

Precios de la mancha

Hay 108 tiendas online que venden la mancha. Teniendo en el catálogo de vinos.wine 123 marcas diferentes que se incrementan hasta 656 si incluimos sus respectivas añadas. La tempranillo es la variedad de uva más empleada en la elaboración del la mancha, utilizándose hasta otros veintidós tipos de uva diferentes. El precio mínimo de los la mancha en vinos.wine parte de los 2.99 euros, llegando hasta los 122.47 euros por litro.

Historia

Algunas fuentes hablan de que esta región comenzó con el arte de la vinicultura en tiempos del Imperio Romano. Sin embargo, los primeros datos fiables datan las primeras cosechas en el siglo XII, en la época de la Reconquista. Su mayor éxito en se produjo en los siglos XVI y XVII gracias a la famosa obra Don Quijote de la Mancha, donde el autor ensalzaba continuamente los vinos manchegos.

La época en la que los viñedos alcanzaron su mayor extensión fue en el siglo XIX gracias al Marqués de Mudela. Pero no fue hasta principios del siglo XX cuando se reconoció oficialmente la D.O., en 1932. No obstante, este proyecto se vio interrumpido por la Guerra Civil, y no se retomó hasta el año 1973. A día de hoy, la D.O. La Mancha engloba 192 municipios, repartidos entre cuatro provincias.

Variedades

Una de las virtudes de la región es que posibilita el cultivo de distintas variedades de uvas blancas y tintas. Entre las uvas blancas reconocidas por la D.O. se pueden nombrar 12 variedades de las que cabe destacar la Airén al ser de origen español y representar un 30% de la producción en todo el país. Las otras variedades blancas son las siguientes: Chardonnay, Gewürztraminer, Macabeo o Viura, Moscatel de grano menudo, Parellada, Torrontés, Pedro Ximénez, Verdejo, Riesling, Sauvignon Blanc y la Viognier.

La Cencibel o Tempranillo es la más característica entre las tintas. Entre estas especies, la D.O. también permite las Bobal, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Garnacha tinta, Graciano, Monastrell, Pinot Noir, Malbec, Moravía dulce, Petit Verdot y Syrah.

Tipos de vino

Bajo la Denominación de Origen La Mancha se encuentran siete variedades de vino: jóvenes, tradicionales, envejecidos en barrica, crianza, reserva, gran reserva y espumosos. Los jóvenes pueden ser blancos, tintos y rosados y se deben consumir durante los nueve meses siguientes a su cosecha para poder disfrutar de su aroma. La mejor forma de maridarlos en con platos suaves, sin demasiada elaboración, como pueden ser las setas, el bacalao o los mariscos.

Los vinos tradicionales de La Mancha están a medio camino entre los jóvenes y crianzas. Estos tienen variedades en tinto, rosado y blanco. La mejor forma de maridarlos es con carnes, setas y platos con cierta contundencia en el caso del tinto; los blancos son ideales para pescados y encurtidos; y los rosados maridan bien con mariscos o platos menos tradicionales como las pizzas y pastas.

Los envejecidos en barrica de roble han de haber reposado en estas durante 60 días. Combinan el aroma frutal de los jóvenes con un toque de sabor a madera. Y un sabor más intenso se encuentra en los vinos de crianza, con una maduración de dos años y seis meses en barrica.

Para un toque más intenso están los reserva. Se pueden disfrutar después de haber envejecido durante tres años en los que debe haber pasado 12 meses en barrica. Marida con carnes más contundentes y con el queso manchego curado. La temperatura idónea para su servicio oscila entre los 15º y 18º. Para los que gozan con el sabor, está el gran reserva, con 5 años de envejecimiento con 18 meses en barrica.

Por último, están los espumosos de La Mancha. El proceso de incorporación del CO₂, se hace mediante un método natural mediante una segunda fermentación en botella cerrada. Son los mejores acompañantes de los postres.