Vinos de Campo de Borja

254 resultados

Campo de Borja es un excelente vino español que goza de Denominación de Origen Protegida. Su producción se concentra el noroeste de la provincia de Zaragoza, en una comarca que comprende 16 municipios, entre los que se encuentran Tabuenca, Magallón o la propia Borja, sede de la Denominación de Origen. Esta comarca cuenta con cerca de 7000 hectáreas de viñedo, extendiéndose a lo largo del valle del Huecha y los conocidos como Llanos de Plasencia. La altitud media de sus viñedos oscila entre los 350 y los 700 metros sobre el nivel del mar.


254 resultados

Filtros aplicados

71
28
8
4
8
135
45
23
8
3
3
3
2
1
1
1
222
21
21
65
14
18
3
11
11

Precios de campo de borja

Hay 96 tiendas online que venden campo de borja. Teniendo en el catálogo de vinos.wine 37 marcas diferentes que se incrementan hasta 245 si incluimos sus respectivas añadas. La garnacha es la variedad de uva más empleada en la elaboración del campo de borja, utilizándose hasta otros once tipos de uva diferentes. El precio mínimo de los campo de borja en vinos.wine parte de los 4.66 euros, llegando hasta los 212.00 euros por litro.

Historia

La historia de los vinos de la comarca de Campo de Borja se remonta a los archivos del Monasterio de Veruela, a comienzos del siglo XI, que testimonian el fuerte impulso que sus monjes dieron al cultivo de la vid en esta zona, aunque seguramente existían viñedos desde tiempos mucho más lejanos. Con el paso del tiempo fueron proliferando las bodegas, aunque no sería hasta la década de los 50 del siglo XX cuando comenzó el cooperativismo que permitió dar un impulso definitivo a la comercialización de este vino.

En 1978 se aprobaron los Estatutos para la reglamentación de la Denominación de Origen, aunque esta no fue definitivamente concedida hasta el año 1980, lo que acrecentó el prestigio de sus vinos tanto a nivel nacional como internacional. Uno de los mayores atractivos con que cuenta esta Denominación de Origen es su afamado “Museo del Vino”, que abrió sus puertas en el año 1994, siendo pionero en toda la Comunidad de Aragón.

Variedades

Los vinos protegidos por la Denominación de Origen Campo de Borja han de elaborarse necesariamente con alguna de las variedades de uva permitidas por su Consejo Regulador.

En el caso de los vinos tintos, la variedad principal es la Garnacha Tinta, que copa la mayor parte de la producción. No obstante, también están autorizadas las variedades Mazuela, Cabernet Sauvignon, Tempranillo, Syrah, Merlot y Garnacha Tintorera.

Tratándose de vinos blancos, el Consejo Regulador admite las variedades Macabeo, que es la más popular, Moscatel de Grado Menudo, Moscatel de Alejandría, Chardonnay, Sauvignon Blanc, Garnacha Blanca y Verdejo.

Tipos de vino

Bajo la Denominación de Origen Protegida Campo de Borja se elaboran vinos tintos, rosados, blancos, espumosos, dulces y de licor (moscateles y mistelas). En función de su tiempo de envejecimiento, pueden clasificarse en jóvenes, crianzas, reservas y grandes reservas. Se trata, en general, de vinos de gran personalidad y extraordinaria complejidad, lo que les ha otorgado gran prestigio en todo el mundo.

Los vinos tintos jóvenes destacan por sus aromas florales y frutales, mostrándose en boca intensos, carnosos y sabrosos. Los tintos de crianza, reserva y gran reserva son vinos de depurada calidad, muy equilibrados y de sabor aterciopelado, con notas de especias, matices balsámicos y un postgusto prolongado que deriva de su envejecimiento en madera. Su graduación alcohólica mínima es de un 11%. En cuanto al color, este oscila del rojo cereza al rojo rubí.

Los vinos sometidos a crianza requieren un envejecimiento mínimo de un año en envases de madera de roble. La condición de reserva exige pasar al menos un año en barrica y dos en botella. Finalmente, la categoría de gran reserva solo se consigue tras una crianza mínima de dos años en barrica y tres en botella.

Aunque menos populares que los tintos, los blancos y rosados de Campo de Borja son también vinos excelentes. Los blancos son ligeros en boca, frescos y muy agradables. Presentan un característico color amarillo verdoso, con un grado alcohólico mínimo del 10%. Por su parte, los rosados son vinos muy afrutados, con nítidos aromas a fruta y flores. Su graduación alcohólica mínima es también del 10%.