Los diferentes sistemas de puntuación de los vinos

A los humanos nos encantan los rankings, las clasificaciones y todos aquellos sistemas de puntuación de cualquier tipo de cosa que exista y que, creo yo, nos puedan ayudar a tomar una decisión cuando queremos elegir algo. Y no iba a ser menos en el mundo del vino.

Algunos consumidores se dejan influir por ejemplo por el número de medallas de concursos que tiene la botella de un vino en un lineal para adquirirlo. El que tenga medallas pegadas la botella es garantía de calidad (algo muy sui generis).

Pero lo que sin duda gusta a todos es comparar y para eso es necesario el saber la puntuación de un vino con respecto a la que posee otro. Esa es la mejor forma para muchos de adquirir uno u otro vino.

Por ese motivo hemos querido agruparos desde vinos.wine los sistemas de puntuaciones empleados a nivel internacional en el mundo del vino para que podáis entender mejor lo que significa cada puntuación si la tenéis delante. Pero ojo, realmente no deja de ser un número que un determinado crítico le da a un vino con lo cual, al final, lo que más nos interesaría saber es el criterio que ha empleado ese crítico para dar esa puntuación, ya que dentro de los mismos sistemas de puntuación vemos que diferentes críticos dan puntuaciones muy distintas a los mismos vinos, como si catasen vinos diferentes.

Por lo tanto, con independencia del sistema de puntuación que tenga cada crítico, nuestra recomendación es que primero sepáis como valoran estos y os hagáis una composición de lugar de cuál es el crítico que os parce más ajustado a la realidad a la hora de calificar un vino, con independencia del sistema que emplee.

Sistemas de puntuaciones de los vinos

Puntuación sobre 100

Puede que sea el que es más conocido para todos ya que lo emplean críticos como Robert Parker o James Suckling, o publicaciones como Wine Spectator, Vinous, Decanter Magazine o Wine & Spirits Magazine.

El cómo interpretarlo es el siguiente:

  • 95–100  Vino Extraordinario
  • 90–94  Vino Excelente
  • 85–89  Vino Muy Bueno
  • 80–84  Vino Bueno
  • 75–79  Vino Mediocre
  • 50–74  No Recomendable

Este sistema plantea varios problemas que son en algún caso comunes a todos los sistemas de puntuación y en otros propios de este.

Entre los primeros está nuestro subconsciente. Desde el colegio sabemos que cuando nos daban un 7 o un 8, teníamos una calificación de Notable, si pasábamos del 8,5, igual hasta conseguíamos un sobresaliente y más de 9 ya eran ‘palabras mayores’.

En este sistema de puntuación sobre 100, sacar un 70/100 es un vino No Recomendable, mientras que nosotros lo consideraríamos como un Notable, bajo, pero un Notable. De otro modo, si teníamos un 9 o un 9,1, teníamos un sobresaliente, lo mismo que si sacábamos un 9,8 o un 9,9. Trasladado a este sistema, puede haber la tendencia en lectores no acostumbrados que no tengan clara la percepción entre 89 puntos, 90 y 96 de un vino por ejemplo y realmente es muy grande. 89 es un Muy buen vino, 90 es un vino Excelente y 96 Extraordinario. Pero para mucha gente los tres casos subjetivamente se agrupan en la categoría de sobresalientes.

Segundo problema, ¿qué es lo que hace que un vino sea de 89 o de 90 puntos? ¿Es algo que se pueda medir objetivamente? Cuando en el colegio nos daban la nota, solía ser en base a unos criterios preestablecidos pero siempre una décima de diferencia era algo casi imperceptible. Pues con este sistema la cosa cambia tanto como que 80 puntos en un vino lo hace Bueno y 79 lo hace mediocre, al igual que 89 lo hacen muy bueno y 90 Excelente. ¿Qué tiene que tener un vino para esa sutil diferencia de un punto que influye tanto en la calificación final de un vino?

Y cómo tercer problema este común a todos los sistemas de puntuación, es cómo saber si los 90 puntos que da un crítico o revista son los mismos 90 puntos que da otro. Recientemente hemos visto algún vino de 88 puntos Parker, 90 puntos James Suckling y 92 puntos Peñín. ¿A quién hacemos caso?

Sobre 20 puntos

Es un sistema sobre 20 puntos que comenzó a aplicarse en 1959 y que se asocia por muchos a puntuaciones académicas. Lo emplea mucho Jancis Robinson. Si en el anterior se comenzaba a calificar los vinos desde 50 puntos, en este es desde 12.

  • 20       Verdaderamente excepcional
  • 19        Excelente
  • 18        Un poco por encima del nivel superior
  • 17        Superior
  • 16        Distinguido
  • 15        Promedio
  • 14        Mortalmente aburrido
  • 13        Borde defectuoso o desequilibrado
  • 12        Defectuoso o desequilibrado

Al igual que en el sistema anterior, el límite entre 16 y 17 o 17 y 18, puede ser tan sutil que ni es perceptible para la mayoría de los bebedores.

Un punto en contra es que 15 es el denominado promedio, o sea, lo que subjetivamente entenderíamos como aprobado y que en nuestra mente lo asociamos con un 7,50 de nuestras notas, lo que sería un notable.

Otro factor a tener en cuenta es que entre 15 y 16 puntos por ejemplo hay 100 posibles calificaciones 15,01, 15,02, ….,15,99, con lo cual el criterio para llegar a tal nivel de detalle nos queda fuera del paladar de la mayoría de los humanos.

Sobre 5 puntos

Un sistema que se apoya gráficamente en las ‘estrellas’ que aparecen debajo de un vino y se van poniendo en un color amarillo o dorado al ir subiendo en la puntuación. Es muy visual y lo suele emplear por ejemplo ViVino.

  • 5 estrellas      Superlativo.
  • 4 estrellas      Excelente
  • 3 estrellas      Buena bebida diaria
  • 2 estrellas      Beberlo casualmente
  • 1 estrella        Muy ordinario

En este caso, salvo 1 estrella, el vino hasta parece bebible con 2 y 3 estrellas. Pero si lo trasladamos a cualquiera de los dos primeros sistemas de puntuación, en la vida lo compraríamos al movernos en rangos de 40 y 60 en el sobre 100 y de 10 y 15 en el sobre 20.

Es un ranking más abierto a que los consumidores compren vino con independencia de que sea normal, bueno muy bueno,….

Lo que viene, puntuación sobre 10

China acaba de presentar hace poco más de un mes un nuevo sistema de puntuación sobre 10 puntos. Un sistema propio de clasificación de vinos para no usar la actual clasificación internacional, algo a tener muy en cuenta ya que recientemente se ha indicado que es el mercado más apetecible y atractivo actualmente para exportar vinos. Se olvida del habitual sistema de 100 puntos preferido por los críticos de vino de todo el mundo.

Se va a adoptar un método de puntuación de diez puntos que se adapte mejor a los gustos y paladares únicos de los bebedores de vino chinos.

Conclusión

Más que de los puntos de calificación de los vinos, guiaros por la trayectoria de los críticos que puntúan. Y no hablamos de los años que llevan catando, porque eso no es indicativo de nada, os lo aseguramos, pero si de la fama que hay en el mundo del vino sobre los criterios que emplea cada catador o crítico y como son evaluados por el resto de sus compañeros. Primero buscar a vuestro crítico favorito con independencia del sistema de puntuación que emplee y luego ver muchos vinos que haya catado y conozcáis para intentar saber mejor como son los vinos que va calificando.